Debes escuchar: MGMT – Oracular Spectacular

Oracular Spectacular es probablemente uno de los mejores discos de la década del 2000. MGMT, con Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser a la cabeza, lograron una primera producción con un sonido que marcó una generación y canciones que se convirtieron en himnos. Los sintetizadores, la psicodelia y la despreocupación sobre el escenario junto a una lírica bien pensada y poética hizo que, en conjunto, el primer disco de la agrupación sea, sin lugar a dudas, su mejor obra desde que nacieron en el 2004 después de conocerse en la Wesleyan University en el año de ingreso. Estos son los motivos por los cuales debes escuchar Oracular Spectacular.

Oracular Spectacular

Estos dos amigos de Wesleyan marcaron algo así como el nacimiento del hipster. Ropas extravagantes, formas de ser en la que solo se preocupaban por decir lo que les interesaba y algo así como reírse de la vida. Eso es lo que se pudo ver en Oracular Spectacular y, justamente por eso, salió una producción tan interesante llena de sonidos único y que, al menos por ahora, no pudieron igualar (esperemos que en el futuro vuelvan a ese sentimiento que tuvieron en sus comienzos).

MGMT, si bien no llegó para crear un nuevo estilo ni mucho menos, sí logró marcar un camino que muchos otros siguieron. Si bien cada uno logró encontrar su camino y estilo propio que les permitió diferenciarse y hacer su propia carrera dentro del mundo de la música, gracias a Oracular Spectacular, entre otras producciones y agrupaciones, lógicamente, existen Passion Pit, Neon Indian, Starfucker y varias otras.

Oracular Spectacular es uno de esos discos que te cambian la manera de percibir la música, que te logran penetrar y sacar esa esperanza que muchas veces se pierde cuando la música atraviesa un momento chato en el que no se lanzan productos interesantes y todo se trata de una caja llena de grupos creados dentro de una discográfica sin futuro, ni letras, ni buena música y que solo tienen uno que otro riff pegadizo.

Aquellos que no lo hayan escuchado deberían dejar de perder tiempo, darle play y prepararse para disfrutar de una producción en la que los sintetizadores, beats y la voz retocada por computadoras de VanWyngarden son los protagonistas junto al órgano despreocupado y pretencioso de Goldwasser.

En más de una entrevista que vi de la agrupación dijeron que sus influencias, sobre todo, venían de Led Zeppelin y que si bien su sueño era demasiado grande su intención era hacer un disco que fuera tan bueno como uno de la banda británica. No sé si llegarán y la tarea que tienen por delante es por demás complicada, pero su carrera la comenzaron de una manera imponente y, como dije, marcaron el sonido de una época, llegaron a lo más alto en cuestión de segundos y le dejaron a la música canciones únicas que, al menos de aquellos que hayan estado presentes cuando salió la producción, nunca olvidaremos. "Time to Pretend", "Electric Feel", "Kids" o "Pieces of What" son solo algunas de ellas que, con solo escucharlas (si no lo hicieron hasta ahora probablemente hayas estado debajo de una piedra los últimos años), nos daremos cuenta que hay algo escondido detrás de esos temas y eso es el gran talento de dos muchachos que decidieron sentarse a hacer música y tratar de aportar su granito de arena que, después, terminó convirtiéndose en una de las playas más lindas de la costa musical.

Oracular Spectacular by Axel Marazzi on Grooveshark