Zitilites de Kashmir cumple 10 años

Hay discos que son fundamentales en la vida de algunos, aunque para la mayoría sean sólo el álbum en el que viene "esa canción". Esto no significa por supuesto que sean trabajos malos, o que no haya partes de planeta donde sean reverenciados, es sólo que el peso de un sencillo a veces puede ser suficiente para eclipsar a toda una producción. En el caso de Zitilites el álbum que Kashmir lanzó hace exactamente una década, el 3 de marzo de 1993, la canción se llama "Rocket Brothers" y es indudablemente su single más famoso. No obstante, el cuarto disco de los daneses es una verdadera joya del rock actual, un disco que personalmente tengo en mi top 5 de la década y que hasta el día de hoy, 10 años después de su lanzamiento, sigue sonando tan fresco como la primera vez.

Zitilites - Kashmir

El que probablemente sea el mejor disco que la banda ha realizado hasta el momento fue producto de un largo proceso de preparación, condicionado en buena medida por el éxito que el cuarteto tuvo con The Good Life, su anterior placa, en Dinamarca, donde consiguieron numerosos premios y una entrada directa al tercer lugar de los charts locales. Esto de hecho hizo mella en el ánimo de Kasper Eistrup, vocalista y líder del grupo, quien pasó por un angustiante bloqueo creativo durante la preparación de la placa, como se puede ver al inicio de Rocket Brothers, el documental que la banda grabó precisamente durante la producción y lanzamiento de este larga duración.

Este bloqueo creativo también quedó constatado en "Surfing the Warm Industry", tercer sencillo de la placa y quizá una de las melodías con más ritmo del trabajo, en la que Eistrup habla de sus deseos de tomar un trabajo corporativo donde la rutina sea la ganadora y evitar así las constantes preguntas sobre su trabajo creativo que parecían acosarlo durante la preparación de este disco.

Pero Zitilites no es sólo sobre las frustraciones de su líder. El álbum de hecho ofrece un cúmulo de historias diversas en las que queda reflejada de manera clara la gran capacidad del líder del grupo como compositor. Así, tenemos melodías de amor como "Petite Machine", canción acompasada y melódica de guitarra excepcional; "Ruby Over Diamonds" o "Melpomene". "Rocket Brothers" también habla de amor, pero del fraternal, pues la melodía fue dedicada al hermano de Kasper. Esto también quedó reflejado en el video, que por cierto ayudó a que la banda fuera sumamente conocida en países como México. Finalmente, "Zitilites" explora la prostitución y la frenética vida de la ciudad.

Igualmente diversos son los ritmos de la producción, aunque en su conjunto es posible sentir una vibra melancólica y oscura que en su momento llevó al grupo a ser comparado con gente como Radiohead. No obstante, el álbum es sumamente dinámico y combina melodías muy guitarreras como "Small Poem of Old Friend", la ya mencionada "Surfing The Warm Industry" o "Big Fresh", con otras más tranquilas y llevadas por el talento en los teclados y el instinto electrónico de Henrik Lindstrand, quien se incorporó oficialmente al grupo con esta producción.

El disco fue producto de largas sesiones en el estudio del grupo en Copenhague, que no sólo estuvieron marcadas por la tensión obligatoria de cualquier trabajo creativo, sino por el propio destino. Y es que durante la producción del álbum le llegó a Kasper Eistrup la oportunidad de audicionar para Roger Waters, quien en ese momento estaba buscando a un guitarrista y vocalista para su nuevo tour. Las cosas no funcionaron y Kasper no obtuvo el trabajo, pero es curioso pensar en lo que hubiera pasado con este disco si al final el músico sí hubiera conseguido su lugar en la gira.

Aunque al día de hoy Kashmir ya es un grupo consolidado en su natal Dinamarca y en buena parte de Europa, todavía son muchos los que siguen descubriendo las maravillas detrás de esta producción, lo que, creo, habla muy bien de la calidad del trabajo y la capacidad del cuarteto para componer melodías atemporales y encantadoras. Como ya dije, para mí este álbum es uno de los mejores de la década pasada, con todo y que no es de los más conocidos.

Pero la carrera de Kashmir ha seguido su curso. Actualmente la banda se prepara para lanzar, el próximo 18 de marzo, una nueva producción llamada E.A.R., la séptima de una discografía marcada por muchos reconocimientos y una batalla constante para entrar de lleno al mercado norteamericano. El grupo tampoco ha logrado igualar el reconocimiento que consiguió con este disco, aunque sí han mantenido la barra alta en cuanto a calidad, gracias a su disposición para reinventarse de manera constante.

Pero Zitilites es especial, quizá porque es el reflejo del punto de quiebre de una banda, de ese momento en el que todo parece ir en tu contra, de la hora más oscura antes de que salga el amanecer. La placa es un magnífico ejemplo de la capacidad creativa de Eistrup y de la buena dinámica que existe entre el líder de esta agrupación y el resto de sus compañeros, también talentosos en sus propios instrumentos. El álbum es, sobre todo, un magnifico conjunto de canciones que, a 10 años de su creación, ha conservado el brillo de la novedad. Por ello, es uno de esos discos que vale la pena descubrir y redescubrir cada cierto tiempo.