Reseña: Depeche Mode – Delta Machine

Pocas bandas pueden conservar la integridad y el interés del público luego de varias décadas de carrera artística, tal y como lo ha hecho la formación a lo largo de los últimos 30 años. El trío inglés ha sabido, además, cultivar un sonido único sin negarse al cambio, adaptando la fórmula con cada nueva entrega para evitar la repetición, pero sin olvidar sus mayores fortalezas. Ésa es, de hecho, la base de este álbum, que sale a la venta el día de hoy en Estados Unidos y que nos trae el regreso de una agrupación confiada y renovada. He aquí nuestra reseña de Delta Machine de Depeche Mode.

Depeche_Mode-Delta_Machine

Lo primero que hay que decir es que Delta Machine es un título muy apropiado para la treceava producción del grupo, pues el sonido del álbum está definido precisamente por las máquinas y los sintetizadores. La placa ofrece una vuelta de tuerca al sonido que el conjunto ya trabajó en discos como Ultra y Songs of Faith and Devotion: muchos sintetizadores, influencias tecno-pop alemanas y una oscuridad cargada lo mismo de espiritualidad que de su ya conocida sensualidad.

"Welcome to my World" nos recibe con los brazos abiertos en una paleta de percusiones incesantes y sonidos industriales que van creciendo en intensidad conforme avanza la melodía, llevándonos de regreso al planeta mecanizado de Depeche Mode. "Angel" conserva los colores industriales combinados con las famosas influencias blues y soul que el trío mencionó en las primeras entrevistas sobre este nuevo trabajo, consiguiendo en el camino una melodía poderosa y bien plantada que abre con orgullo la primera parte de este disco.

"Heaven" fue el primer sencillo de la producción y, por lo tanto, todos lo hemos escuchado incontables veces ya. Al parecer la melodía dividió opiniones entre los fans, pues hubo quienes la consideraron un sencillo muy flojo mientras que otros simplemente la amaron. Personalmente, consideró que cumple muy bien su trabajo como single, con todo y que no necesariamente ayuda a definir el sonido de esta placa, pues tiene unas vestiduras poperas que no calzan con la vibra tecno industrial de la primera parte del trabajo.

"Secret to the End" trae finalmente algunas guitarras al primer plano, aunque éstas llegan tan cargadas y densas como los sintetizadores y las pulsantes baterías que forman la base de la melodía, complementada con unos coritos bastante pegajosos que ofrecen visos de sencillo. "My Little Universe" comienza con Dave Gahan reclamando un universo solitario en medio de palpitantes sintetizadores y una melodía minimalista que se retrae para permitir que las vocales brillen en su suave tremor. El resultado es interesante, aunque no destaca precisamente por su falta de ganchos, algo que sí tiene por ejemplo "Slow", una cuasi-balada llena de influencias blues que repta a través de la guitarra y se va directa a la yugular del que escucha.

"Broken", uno de los tres tracks escritos por Dave Gahan, es Depeche Mode por números y, por lo mismo, funciona, pero también es demasiado familiar para conquistar a la larga. "The Child Inside" trae a Gore al primer plano en una balada de tonos de cementerio que, igualmente, tiene un saborcito a repetición.

Así llegamos a la última parte del álbum, donde la agrupación ha congregado algunos de los probables sencillos del mismo. "Soft Touch/Raw Nerve" hace uso de un electro-pop más comercial de influencias glam y una letra sumamente sencilla que repite líneas como "Have I hit a raw nerve? Have I got a soft touch (¿He puesto el dedo en la llaga? ¿Tengo un tacto suave?)", para lograr un single efectivo.

"Should Be Higher" contiene una producción más nivelada, combinada con un ritmo tremendamente sensual e hipnótico que resulta uno de los mejores tracks de la producción. "Alone" nos regresa a la parte más oscura e industrial del álbum, aunque no con el mismo arrojo con el que presentaron el track abridor del álbum.

Los acordes iniciales de "Soothe My Soul" recuerdan un poco a "Personal Jesus" e introducen otro de los temas más comerciales del álbum, lo que no es casualidad si consideramos que este tema fue elegido como segundo sencillo del mismo. Finalmente, "Goodbye" se presenta con una guitarra muy bluseada y algo de ritmo glam para cerrar por todo lo alto este trabajo.

En cuanto a las letras, Delta Machine gira en torno a la redención, la sensualidad, la soledad y el amor retorcido, temáticas que siempre han estado presentes en su trabajo, aunque debo confesar que en este caso me parecieron un poco débiles, con todo y que aquí y allá hay uno que otro dejo de genialidad. El problema es, creo, que el álbum carece de hits. No es que sea malo, ni siquiera aburrido, pero no hay temas que produzcan una pasión inmediata o que recuerden la emoción de una noche en el estadio. La gran mayoría trabajan dentro de un espectro clásico bien armado y muy sólido, pero falta esa chispa de las mejores melodías en la carrera del trío.

El otro problema que tiene este disco es la carencia de innovación. Si bien la banda en general no se repite, el sonido de la placa a veces se presenta como un poco-demasiado cerebral. Es decir, el grupo obviamente conoce sus fortalezas, como su capacidad para programar loops geniales y efectivos, la habilidad como vocalista de Gahan y la de Gore como un compositor de altura, virtudes que ha sabido aprovechar en esta entrega. Pero, por lo mismo, a veces parece que el grupo está demasiado cómodo, lo que ha provocado que ninguno de los temas de este trabajo tenga la capacidad para atraer nueva gente a su culto, algo que sabemos esta banda puede lograr prácticamente sin esfuerzo.

8/10

No obstante, en su defensa podemos decir que este es un disco bien armado, bellamente producido y fuerte en su contenido. La placa cuenta con un sonido crudo, frontal y rudo, proveniente de una fuerza creativa que ha logrado saltar escollos y problemas para convertirse en una maquinaria perfectamente aceitada. El álbum tiene momentos interesantes y es, quizá, lo más cercano al sonido noventero del grupo que le hemos escuchado en años. No tiene una tendencia comercial, pero sí cumplirá con las expectativas de los fans, ofreciendo en el camino la perspectiva de un grupo maduro y bien parado que sabe cómo transformar lo conocido en novedad. En resumen, Delta Machine es oscuro, familiar, peligroso y excitante, palabras que también pueden definir la carrera de este gran trío. ¿Y qué hay de malo en eso?

Fecha de lanzamiento: 26/03/2013
Discográfica: Columbia Records
Compra el disco: en Amazon.
Tres canciones destacadas: "Should Be Higher", "Alone", "Welcome to my World".