Searching For Sugar Man: Sixto Rodríguez y el beso que nunca probaremos

Dudo que a algún lector que no haya visto el documental del que a continuación hablaré le suene el nombre de Sixto Rodriguez. Cantautor folk de Detroit, compuso canciones cargadas de dura crítica social y desnudos sentimientos de hastío a finales de los sesenta y principios de los setenta. Grabó dos álbumes largos, Cold Fact (1970) y Coming From Reallity (1971), los cuales significaron un fracaso comercial que, aun hoy día, los productores no comprenden. En EE.UU. permaneció en la sombra durante largos años, y sin embargo, en Sudáfrica le rendían culto. Él nunca llegó a enterarse de que sus canciones habían servido de himno en la revolución sudafricana contra el apartheid. Sirva esta reseña de Searching For Sugar Man como intento de acercar su historia a los lectores que ignoren su existencia.

reseña de searching for sugar man

Este documental, triunfador en la pasada edición de los premios Oscar, relata el cuento de un misterioso músico que lanzaba réplicas incendiarias contra las injusticias. Un cronista de la pobreza, testigo de las calles de Detroit que, guitarra en mano, interpretaba de espaldas al público en tugurios de Detroit. Se le comparaba con Dylan -a favor de nuestro protagonista-, y en la propia película, sus productores se deshacen en elogios. Alaban sus letras, relatan su desaparición, cómo su carrera nunca llegó a despegar, y su despido de la compañía dos semanas antes de navidad, como él mismo predijo en “Cause”.

La cinta lo mitifica mediante testimonios, tanto de profesionales, como de la audiencia sudafricana, que lo tomó como mayor influencia en las bandas que allí cantaban contra lo establecido. Son sus fans quienes cuentan cómo el primer álbum de Rodríguez, según una leyenda popular, llegó de pura casualidad. Aseguran que encontrar Cold Fact en cualquier hogar, era tan fácil como dar con un ejemplar de Sgt Pepper. Rodríguez era un ídolo de masas en un país que jamás había pisado. Entre los sudafricanos se daba por sentada su muerte, un trágico suicidado sobre el escenario, sin nunca llegar a saber de su éxito.

La narración de esta historia está tan bien estructurada y dirigida por parte de Malik Bendjelloul -quien viajó por Sudáfrica en busca de una historia interesante para su primera película-, que los noventa minutos pasan a la velocidad de la luz. No es sólo un relato sobre un melómano que, junto a un periodista musical, trataron de desentrañar qué había tras el mito de Rodríguez. Searching For Sugar Man, además, nos descubre sus canciones. Suenan, a lo largo del metraje, algunas de las mejores piezas de su corta discografía. Composiciones de clásico folk rock, de muy crudas letras: “Crucify Your Mind”, “Sugar Man”, “Cause”, “Can’t Get Away”, “Establishment Blues” o la durísima “Sandrevan Lullaby/Lifestyles”, todas ellas encajando su tono melancólico con una historia tan increíble como cierta.

Ni su formato documental, ni la constante tristeza y desilusión que envuelven el relato, impiden que el espectador se emocione, que sienta curiosidad hasta el final, y que saboree un beso de positivismo que se percibe difícil de probar. He de decir que la sorpresa que esconde a la mitad de su metraje es suficiente razón para verlo, pero hay que tener en cuenta algo más: aun siendo complicado que no les guste la música de Rodriguez, de melodías tan universales y folclóricas como las de cualquier cantautor clásico, este hecho no impediría su disfrute. La historia del cantautor trasciende los límites de los gustos musicales.

Searching For Sugar Man habla, a través de hechos reales, sobre lo ideal que puede llegar a ser la vida. Muestra bellas casualidades, suerte y resistencia ante los tormentos que el hostil mundo en el que vivimos ocasiona. Searching For Sugar Man representa el triunfo de la música, del producto del artista y su voluntad sobre todas las adversidades. Se desbanca del camino de los rockumentales, y de paso, nos acerca a dos maravillosos álbumes a descubrir: Cold Fact (1970) y Coming From Reallity (1971), muy recomendados.

Podéis leer la crítica del documental que hicieron nuestros compañeros de Extracine.

A mano les dejo la excelente recopilación que hace las veces de banda sonora del documental, ideal para adentrarse en el mundo de Sixto.

Escucha Searching For Sugar Man en Grooveshark:
Searching For Sugar Man by Edgar Carrasquilla on Grooveshark

Escucha Searching For Sugar Man en Spotify: