Jeff Hanneman de Slayer murió de cirrosis

Noticia dura, pero real. Sabíamos que la muerte de Jeff Hanneman había sido por un fallo hepático, pero desconocíamos lo que lo había originado. Según comenta Slayer en un comunicado en su Facebook oficial, la causa fue una cirrosis:

Acabamos de enterarnos de que la causa oficial de la muerte de Jeff fue una cirrosis provocada por el alcohol. En los últimos años estuvo luchando contra algunos problemas de salud, incluyendo la fascitis necrotizante que le destrozó, pero ni el propio Jeff ni las personas cercanas a él conocían la gravedad de su problema con el hígado hasta los últimos días de su vida. Contrario a lo que dicen algunos informes, Jeff no estaba en ninguna lista de espera de transplantes cuando murió, o antes de ello. De hecho, todo apuntaba a que estaba mejorando. Estaba emocionado y deseando trabajar en un nuevo disco.

Jeff Hanneman

Hasta ahora, toda la rabia se había centrado en la maldita araña que lo apartó de los escenarios hace un par de años, pero ahora es mucho más frustrante porque confirmamos que su muerte se podría haber evitado si el guitarrista se hubiera controlado más con la bebida.

Recordamos que su aportación a Slayer fue fundamental. Estuvimos repasando algunos de los clásicos de Slayer que compuso y, la verdad, lo echaremos mucho de menos.

En otro orden de cosas, la banda confirmó en su Facebook que sigue en pie la gira europea de este verano, que les llevará por el Resurrection Fest en agosto. Como estaba siendo habitual desde que Jeff no tocaba en directo con la banda, su puesto lo ocupará Gary Holt de Exodus. En principio, el trabajo en el nuevo álbum también seguirá adelante.