Shazam hace que compremos más música

Aprovechándose tal vez de nuestros impulsos consumistas, Shazam aumenta la compra de música por parte de los usuarios que lo usan. Así lo confirma el vicepresidente ejecutivo de la compañía, David Jones, en unas declaraciones que recoge Digital Music News. De entre los datos que aporta Jones, cabe destacar el de que, a día de hoy, 1 de cada 14 canciones descargadas de manera legal -es decir, compradas- proceden directamente de usuarios de Shazam.

Shazam 2013

Aunque de este servicio os pueden contar más detalles nuestros compañeros de Bitelia, se trata de una aplicación de identificación musical. Su funcionamiento es sencillo: dejas escuchar a Shazam y, tras unos segundos, te dice de quién es la canción que está sonando. Es realmente útil para esos momentos en los que no sabes ni cómo se llama ni de quién es el tema que está sonando en un lugar (bar, restaurante, centro comercial, etc.). También es válido para conciertos, aunque su atino dependerá de muchos factores, como la calidad del sonido del show, lo cerca que estés del equipo o el smartphone que tengas.

Una vez que la aplicación identifica la música que está sonando, te ofrece varias posibilidades, como ponerle una etiqueta, compartirla en tus redes sociales, consultar la letra o los vídeos de YouTube que hay con su nombre o, lo más interesante en este caso, comprar la canción en servicios como iTunes o Amazon. Gracias a esta facilidad, Shazam generó 300 millones de dólares en compra de música.

Hagamos cuentas: según el informe 2012 de IFPI, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica, los beneficios de la industria de música digital ascendieron a 4.117 millones de dólares en todo el mundo. Si Shazam consiguió 300 de esos millones, implica que el servicio supone un 7,2% para el mercado digital de la música mundial, una cifra nada desdeñable.

Lo interesante de este asunto es que cada vez es más natural comprar canciones digitales, cuando hace un par de años era algo bastante raro. La evolución de la industria musical digital está siendo tan rápida que ya nos parece muy normal comprar por un impulso la canción que nos estaba encantando y que no sabíamos cómo se llamaba. En 2010, probablemente te hubieras pensado más darle a 'comprar' en una aplicación móvil, pero las cifras hablan por sí solas. La gente cada vez compra más música digital mientras las discográficas todavía están recelosas del streaming. ¿Qué pasaría si dejara de dársele importancia al medio o soporte de consumo y los esfuerzos se centraran en el propio consumo? Shazam lo ha hecho y no ha salido mal parado.